Puede que esto suene demasiado frío e incluso mezquino, cuando lo dice un ganador recurrente de lotería como yo, sin embargo, si estás leyendo esto, es porque ya eres un ganador y comienzas a tener ciertos inconvenientes con amigos o familiares, que te piden dinero frecuentemente.

Ahora, si tu amigo o familiar generalmente es bastante bueno ahorrando dinero regularmente, pero de pronto se encuentra ante una crisis inesperada (factura médica, accidente, calamidad doméstica etc.), probablemente le ayudes sin pensarlo demasiado, porque tú sabes que tiene un historial comprobado de estabilidad financiera.

Sin embargo, sí ha estado acumulando deudas de tarjeta de crédito, ha quedado atrapado en préstamos con intereses altos y difícilmente llega al final de mes, sin adquirir más deudas entre períodos de pago, lo más seguro es que este amigo o familiar, no te devuelva el dinero porque claramente, no ha desarrollado las habilidades necesarias para controlar sus propios gastos.

Rechazar de plano la súplica de alguien para obtener ayuda financiera es difícil para la mayoría de nosotros, pero es de suma importancia examinar las opciones, porque si no lo haces, por más premios que ganes, el próximo en pedir dinero prestado serás tú.

Qué opciones tienes cuando alguien te pide dinero

Si alguien parece estar en la ruina o “al borde” todo el tiempo (probablemente te hablen con urgencia cargada de emoción cuando te están pidiendo dinero prestado), tú tienes algunas opciones que podrías considerar antes de meter la mano en el bolsillo.

Por ejemplo, ofrece recursos no monetarios como cupones para alimentos, compartir tu automóvil, o simplemente dices que “No”.

La ventaja de ofrecer ayuda en recursos no monetarios, radica en que si tu amigo o ser querido acepta tu ofrecimiento, es porque tiene una necesidad genuina de cubrir los gastos más apremiantes en el momento.

También indica que no está motivado por el deseo irracional, pero no poco frecuente, de pedir dinero porque considera, que como tú te lo has ganado jugando la lotería “sin hacer ningún esfuerzo”, no te lo mereces realmente y que a al final, ese dinero es de quien en verdad lo necesita.

Escéptico frente a este extraño pensamiento de algunas personas? bueno, si lo estas, es porque todavía no tienes dinero, cuando comiences a ganar, me darás la absoluta razón …

Por otro lado, cuando ofreces recursos no monetarios, es muy fácil definir un límite, en cambio cuando tú prestas dinero en efectivo la primera vez, corres el riesgo de tener que prestarlo por segunda vez y si lo haces, tendrás un “agujero negro” que sólo podrás tapar so pena de perder la amistad o la comunicación con ese ser querido.

No trates de ser un redentor

La vida es dura, y en ocasiones una persona puede que realmente esté atravesando por una racha de la peor suerte posible.

Puede que simplemente haya perdido su trabajo y las cuentas médicas estén devorando sus ahorros, mientras que el propietario ha aumentado el precio del arriendo, el auto se averió y todo esto al mismo tiempo.

Desafortunadamente, cuando uno no tiene flujo regular y abundante de dinero, la posibilidad de ahorrar para tener una capacidad aceptable de enfrentar reveses financieros, es mínima.

Y por eso aquí va mi segundo consejo, “no te metas a redentor”, acuérdate que cuando tú no tenías el flujo de dinero que ahora tienes, muy posiblemente estabas en esa misma situación. Por lo menos, ese fue mi caso durante mucho tiempo.

Por eso es que lo peor que puedes hacer, es dar consejos relacionados con el manejo de su dinero y la manera en que podría reservar una parte de sus ingresos, para comenzar un fondo de emergencia.

Eso no sirve de nada, y menos si tú no le vas a prestar el dinero. Lo único que vas a conseguir con ello es resentimiento, así que, lo mejor es simplemente decir que No, u ofrecer tu ayuda en recursos no monetarios como te expliqué anteriormente.

Porque las personas piden dinero

Aunque la mayoría de los que se acercan a ti van actuar como si tuvieran una muy buena razón para necesitar dinero, en algunos casos, puede que dicha necesidad no sea tan desesperada como lo hacen ver.

El hecho, es que algunas personas e incluso tus seres queridos y amigos más cercanos, puede que estén confiando en ti para ser rescatados de baches financieros, debido a malas decisiones que les han llevado a esa situación.

Puede que alguien esté luchando contra una adicción, ya sea drogas, alcohol, juegos de azar u otras adicciones costosas.

En este punto, debes tener especial cuidado porque no sólo el prestar dinero, sin la posibilidad de que te lo devuelvan va a perjudicarte a ti, sino que ese dinero puede hundir aún más la vida de tu amigo o ser querido.

En este caso, y si quieres involucrarte en ello, la mejor ayuda que puedes ofrecer es financiar los recursos necesarios para que pueda recuperarse y salir de su adicción.

Aprende a decir “No”

Si tú notas que la necesidad de dinero de tu amigo o ser querido no es genuina, rechazar su solicitud es la mejor manera de salir de un potencial problema a largo plazo.

No tienes la necesidad de inventar historias, sólo dile directamente “mis ingresos son proporcionales a mis obligaciones financieras y en el momento no tengo disponibilidad de efectivo”, o cualquier otra cosa que implique claramente que tu dinero es tan valioso y honestamente logrado como cualquier otro y por esa razón, no estás dispuesto a perderlo.

Y qué hay del sistema para ganar la lotería

Antes que cualquier cosa, mi consejo es que una vez ganes tu primer premio importante, mantengas el anonimato y seas precavido al invertir gradualmente tus ganancias. Esto evitará problemas generados por la envidia de los demás, e incluso podrás prevenir una quiebra temprana mientras aprendes a invertir.

Si un sistema para jugar lotería está funcionando para ti, no lo compartas como una alternativa para solucionar los problemas económicos de los demás.

La decisión de compartir o seguir un sistema ganador, debe tomarse en positivo, esa fue la decisión que yo tomé cuando considere que era tiempo de compartir con el mundo, los sistemas y herramientas que uso para jugar la lotería.

Mi decisión fue libre, espontánea y se basó principalmente, en un sentimiento altamente positivo que al día de hoy me ha dado excelentes resultados en términos económicos.

Te conmino a ser lo mismo, invierte con inteligencia, cuida tu dinero, y no reveles tu fuente y tu sistema, a no ser que te sientas motivado por un sentimiento altamente positivo.