Inversión y emprendimiento: Lo primero que debes entender, es que no importa la fuente, cantidad y frecuencia con que el dinero llegue a tus bolsillos.

Si como producto de premios y sorteos, recibes en promedio $500 al día, pero con el tiempo, te gastas y adquieres compromisos financieros por $550, al cabo de un año terminarás debiendo $18.000 … ¡

Sumas y restas, así de simple, si no tienes un manejo emocional adecuado y una preparación financiera básica para evitar que el dinero se salga de tus manos, en poco tiempo estarás quebrado y con deudas.

Inversión y emprendimiento inteligente, ahora mas necesario que nunca

Aún más curioso, es el hecho de que muchas personas (generalmente asalariados) que administran prudentemente sus ingresos, cuando consiguen una importante suma de dinero o su flujo de caja se incrementa considerablemente, comienzan a tener problemas financieros que los conducen a la quiebra y a un endeudamiento mayor del que tenían anteriormente.

Parece que la pérdida de sentido común fuera inversamente proporcional al monto del sorteo que han ganado.

¿Pero, que es lo que causa este comportamiento?

Los nuevos ganadores, generalmente tienen  problemas en una o ambas de las siguientes áreas: Emociones y Conocimiento financiero.

Vamos  entonces a mirar en profundidad, la manera en que estos comportamientos financieramente auto destructivos pueden evitarse:

Manejo emocional del dinero

El dinero, ofrece dos cosas importantes: opciones y poder.

Cuando alguien que no ha tenido muchas opciones y poder en su vida, y se gana un premio de lotería, se encuentra con que es muy fácil solucionar en un instante, los problemas con los que anteriormente no podía lidiar.

Esta situación crea 3 estados emocionales básicos a los que yo llamo “Complejo de patrón”, “Complejo de filántropo ” y “Complejo de Midas”.

En estas 3 situaciones, el ganador ve el dinero como un recurso eficaz para “solucionar” cualquier inconveniente que se atraviese en su camino.

Situaciones que van desde tener gastos exorbitantes para solucionar problemas ridículamente sencillos, controlar con dinero a sus allegados y seres queridos (Complejo del Patrón), comprar emociones y sentimientos autocomplacientes con la firma de un cheque (Complejo de Filántropo), hasta invertir en negocios de los que no conocen absolutamente nada (Complejo de Midas).

Esto lleva a que el nuevo ganador adquiera el hábito de gastar en cosas y situaciones que no ofrecen ningún retorno en términos de inversión, llevándolo a su descapitalización e inevitable quiebra.

Manejo adecuado

Decide quien deseas ser ahora que tienes dinero

Existe un dicho que reza “el dinero no cambia a las personas; las desenmascara”. No sé quién es el autor de esta frase, pero hasta cierto punto lo dice todo.

Esto significa, que el dinero puede demostrar tu verdadera naturaleza, sin embargo, siempre he creído que el hombre es un ser naturalmente bueno, por lo tanto, también pienso eso de ti.

Puede que al principio te sientas tentado a ostentar el poder que recién has conseguido con el dinero, o a ganarte el respeto y la admiración de los demás a punta de cheques.

Pero lo más seguro es que si estás leyendo este artículo, caigas en cuenta y te tomes el tiempo para madurar y ser consciente de la responsabilidad social y espiritual que conlleva tu nueva riqueza.

Se practico

Desde un enfoque absolutamente pragmático, mi sugerencia para ti es que al ganar tu primer sorteo, no tengas en cuenta ese dinero para financiar tus deseos o necesidades inmediatas a no ser que sean de vida muerte.

En vez de esto, piensa que el dinero del premio es una herramienta con la que trabajarás para crear otras fuentes que te generen los recursos necesarios para tener las opciones y el poder que siempre has soñado.

Esto, es lo más inteligente y de sentido común que puedes hacer después de ganarte un premio de lotería.

Ahora, es posible que tus primeras inversiones no brinden los frutos previstos, o no sepas a ciencia cierta lo que debes hacer.

Sin embargo, si te informas adecuadamente y conoces los conceptos básicos de la inversión, estarás bien.

Y esto me lleva hablarte sobre la segunda causa del comportamiento financieramente autodestructivo en nuevos ganadores:

Manejo financiero

Se dice que el conocimiento es poder, pero a mí me gusta decir que “el conocimiento es supervivencia”.

Para ilustrar este concepto, te contaré la experiencia de un amigo que tuvo que pasar las verdes y las maduras, antes de estabilizarse y ser realmente independiente en términos financieros.

Mi amigo, fue empleado por casi 10 años en una empresa multinacional, en la que desde el comienzo estudió para profesionalizarse como ingeniero mecánico.

Esto le permitió ascender y con el tiempo, fue jefe del departamento de control de calidad, cargo que ocupó durante los últimos 3 años.

Sus ingresos no eran malos, él ganaba el equivalente a $20,000 dólares al año, que en mí país son casi 7 salarios mínimos.

En sus ratos libres, él comenzó a jugar profesionalmente la lotería (nuestra amistad nació a raíz de esto), y al cabo de un año de ensayos con sistemas manuales, ganó su primer premio importante de lotería.

En sus años de empleado él fue conservador con el manejo de su salario, tenía pocas deudas que prácticamente se reducían a la hipoteca de su apartamento, el pago de su automóvil y el de su esposa.

Así que, con el premio, decidió pagar sus compromisos financieros y dejar su empleo para vivir de sus futuras inversiones.

No lo pensó mucho, él tenía la idea de comprar una flota de taxis y así lo hizo.

Compró cinco taxis incluido el permiso operacional o cupo que, en algunas ciudades de mi país, cuadriplica el costo del vehículo. Esta inversión la pensaba recuperar en un lapso no mayor a cinco años.

Fue un negocio bastante conservador desde mi punto de vista, sin embargo, al cabo de casi 2 años, decidió incrementar su flota por la facilidad que los bancos le ofrecían de financiar la ampliación de su emprendimiento.

En este punto, comenzaron a suceder cosas que debido a su desconocimiento y falta de experiencia en el negocio de taxis, resultaron ser totalmente imprevistas.

Los gastos de mantenimiento de los primeros vehículos se incrementaron mucho mas de lo anticipado, y sucedieron otros problemas relacionados con accidentes, inmovilización de algunos vehículos, y problemas legales debido a malas decisiones en la contratación de familiares y amigos.

Esto fue absorbiendo su capital mientras la deuda con los bancos seguía.

Él trabajaba la lotería con el sistema manual, (todavía no existía ningún software especializado) pero debido a sus crecientes problemas financieros, sus análisis estadísticos y decisiones en el juego no eran acertadas y cada vez estaba más cerca de la desesperación.

Para no extender más el relato, llegó al punto en que tuvo que vender los cupos de la mitad de su flota muy por debajo de su precio inicial, para poder financiar los problemas operacionales y legales que habían surgido, y evitar que el banco embargara los taxis que estaba pagando.

En resumen, el renunció a un trabajo que le satisfacía, se metió en un negocio que no conocía, y al cabo de tres años y medio estaba endeudado y con más problemas que antes.

Sólo fue después de haber encontrado una tendencia ganadora en una lotería local, que pudo recuperarse y salir adelante.

Finalmente, después de perder una considerable cantidad de dinero, se olvidó del transporte público, ya que según lo que me dijo la última vez que nos vimos: A la larga, los taxis son un pésimo negocio que no da si no problemas y preocupaciones.

Puede que tenga razón o puede que solo este sesgado por su fracaso inicial, pero lo cierto que ahora, es un ganador recurrente de lotería, sus inversiones son bastante diversificadas y le va muy bien con ellas.

También es propietario de un taller mecánico de primera categoría en su ciudad, que atiende a 3 importantes compañías de seguros; hace lo que le apasiona y conoce, sin las preocupaciones financieras que le agobiaron por casi 4 años.

Sin embargo, en términos emocionales y de dinero, tuvo que pagar un precio bastante alto, debido a sus impulsivas decisiones iniciales, el desconocimiento del negocio y de los conceptos básicos necesarios para realizar una buena inversión o iniciar un emprendimiento.

Manejo adecuado

Podría contarte otros casos de personas que han perdido su dinero porque la base de sus decisiones fue totalmente subjetiva y no tuvieron en cuenta los principios básicos de una buena inversión o el inicio y desarrollo de un emprendimiento exitoso.

Pero dado que la finalidad de todo esto, es que tú aprendas a disfrutar plenamente de tu nueva riqueza, lo mejor es centrarse en aquellas cosas que tienes que hacer, para que la dicha que tuviste al ganar tu primer premio de lotería, sea un recuerdo grato en tu memoria y dure así, para toda tu vida.